15.11.09

MÁS ANTIGUA QUE EL TIEMPO


En el silencio hablan los rincones de la ciudad. En su soledad nos explican el pasado. En su quietud nos dan señales de vida.
Fue Sevilla ciudad musulmana más de quinientos años, y tuvo en época almohade una mezquita mayor. Su planta correspondía a la de la actual catedral, con un muro de piedra conocido como quibla, hacia donde se situaban los habitantes de Isbilia en su oraciones, oraciones fijadas en un punto común o lugar santo llamado mihrab que estaba orientado hacia el sur. El fiel musulmán de Al-Andalus rezaba siempre en esa oración y la aljama sevillana tenía su mihrab de piedra como lugar de concentración de las plegarias a Alá.
Llegó una conquista castellana. En el año 1248, las tropas de San Fernando toman una ciudad que pasó a ser cristiana. Dicen las crónicas musulmanas que el viejo mihrab de piedra lloró. Pero el edificio se mantuvo. Llegó un cambio de orientación: el cristiano miraría en sus rezos hacia el este. Ya en el siglo XV llegó una nueva catedral hecha por unos locos canónigos. Y en el nuevo mihrab se situó la gran devoción del sevillano de la Edad Moderna: la Virgen de la Antigua.
Un pintura mural gótica, de reflejos dorados e influencias italianas que nos hacen relacionarla con otras como la Virgen de Roca Amador en la parroquia de San Lorenzo o la Virgen del Coral en San Ildefonso. Una imagen que sobrevivió a todo, a los aderezos de Antón Pérez tal día como hoy de 1547 e incluso al traslado de sus muros en reformas posteriores.
Fue la devoción sevillana más universal. Tanto, que un tal Cristóbal Colón nombró con su título a su primer descubrimiento en América. Tanto, que se reprodujo por todos los rincones, llegando incluso a tierras japonesas, donde fue conocida como Nuestra Señora de Sevilla. Tanto que obispos, cardenales y genios de la música renacentista se enterraron a sus pies. Tanto, que se enmarcó en los mejores mármoles del siglo XVIII y en la mejor plata de la ciudad.
Entrar hoy a la capilla de la Virgen de la Antigua en la catedral supone reflexionar sobre un pasado cargado de historia. En tiempo de supersticiones ayuda a comprender al cristiano de siglos pasados. En tiempos del ojo por ojo y de fanatismo religioso permite comprender la grandeza de un recinto antaño sagrado para el musulmán.
En nuestros tiempos, tan cargados de lo superficial, no está de más recordar las palabras de Quevedo respecto a la imagen: “Aunque me miréis tan niña, soy más Antigua que el tiempo”.
Ojalá que con el tiempo, sólo con el tiempo, lleguemos a profundizar en el simbolismo que encierra nuestra ciudad.

7 comentarios:

NATURAL DE SEVILLA dijo...

Nisiquiera nos queda el consuelo de verla hacer estación a su sede. Casi arrinconada en su advocación de Antigua en sus siete dolores de siglos. ¡ay, profesor mi profesor!

El Caliz de la Canina dijo...

Sevilla fué como Toledo, ciudad de las tres culturas.

Hoy nos peleamos en Sevilla, a ver donde ponen la nueva mezquita ....

El pasado regresa al futuro.Tenemos que aprender a vivir con otras culturas, es lo que nos queda .....

Un abrazo canino mi profesor ....

La Canina seguirá cavilando .....

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Preciosa entrada. Siempre me he preguntado, al leer de la Virgen de la Antigua, el por qué de su caida en la devoción de los sevillanos.
Será cuestión de modas.
Saludos

Rascaviejas dijo...

Aquí somos muy noveleros, del último que llegue y ¡qué vivan las caenas...!

Juanma dijo...

Qué preciosidad de entrada, de lo mejor que he leído en esta casa (que ya es decir).

Lo que pasa es que luego entra algo así como una penita, ¿no?...por lo que tuvimos, por lo que tenemos.

Un fuerte abrazo.

Rascaviejas dijo...

Bueno, no siempre lo pasado fue mejor, pero sí es cierto que una de las peores lacras de una sociedad y de una ciudad es el propio desconocimiento de sí mismo. Y por ahí vienen las importaciones horteras y la superficialidad general, y el control de las masas aborregadas y... ay, ay...
Abrazos.

dama dijo...

Iré a recordar esa historia olvidada. El sevillano es muy novelero, desgraciadamente.