31.3.07

31 DE MARZO. TRASLADO




Parroquia de la Magdalena. Por la noche. No recuerdas la hora. Ni falta que te hace. Sabes que es al acabar la jornada, siguiendo ese reloj interno que marca nuestros actos importantes. Esperarás la última misa. Quizás te sea difícil encontrar un buen lugar. Podéis ir en paz y un público inmóvil. A partir de aquí la liturgia anual, tan repetida y tan nueva.
El antiguo templo dominico se transformará en la penumbra. Ya no verás a los condenados en el auto de fe, ni al cortejo que conquistó Sevilla y que imaginó Lucas Valdés. El silencio lo llenará todo. La oscuridad lo callará todo.
Miserere Nobis. Una voz del más allá te volverá a sobrecoger. Un año más. En la oscuridad comenzará a andar el cortejo. Oscuros cirios en la oscuridad del templo. Rostros que se repiten año tras año. Trajes negros para rostros que te parecerán repetidos. Una procesión de corto recorrido. Cirios negros que acompañan a Cristo desde su altar hasta la caoba de su paso. Cristo del Calvario. Una obra de Francisco de Ocampo de 1612. El antiguo crucificado de la hermandad de los Mulatos. Ecos del Cristo de la Clemencia de la Catedral, es decir una obra hecha para establecer el diálogo de Dios y el hombre. Así se firmó. Madera de ciprés a hombros de sus hermanos. No verás otra cosa. Flotará en un mar de silencios y de oscuridades.
Lentamente Cristo Crucificado llegará a su trono. Sólo se oirá el órgano y el silencio de la iglesia. Unas manos izarán de nuevo a la imagen. Una cuerda lo esperará desde la bóveda barroca. Casi sin sentirse, la imagen del Dios del Calvario se elevará y se colocará sobre su paso. En tu memoria un antiguo cartel de la Semana Santa en el que el crucificado era visto desde el cielo. También una película que podría ser la de tu propia vida. Memoria y realidad. Un instante de ajuste. Un golpe de llamador. Dos. Tres. Y entre una niebla de incienso verás la primera levantá. Tres golpes que despertarán tus sentimientos. Hoy. En la Magdalena. Al final del día.
Ciudad de contrastes. Saldrás a la calle. Un niño con una palma te anunciará, como una Giganta en la noche, que ha llegado un nuevo Domingo de Ramos.

6 comentarios:

Rascaviejas dijo...

Ustedes comprenderán que en los próximos días tomemos vaciones. Las mejores palabras se dirán en la calle. Feliz Semana Santa y Pascua de Resurreción a todos.

Patero dijo...

Igualmente Rascaviejas.

el aguaó dijo...

Feliz Semana Santa 2007 querido Rascaviejas. Que disfrutes.

Un uferte abrazo.

Dama de sevillano nombre dijo...

Hermoso texto.
Que disfutes.

Patero dijo...

Querido Rascaviejas, siento mucho que no hayas podido realizar tu estación de penitencia en tu hermandad de "Los Javieres", pero no pasa nada, el año que viene, San Pedro dejará de llorar para que podáis caminar penitentes por Sevilla el Martes Santo.
Un saludo.

azul_y_plata_puro dijo...

Amigo Rascaviejas, hoy me dio un caramelo de piñones - en la calle que se llama como El Señor de Sevilla - un nazareno con rancios manguitos. Se acabó lo que se daba. Un saludo.