15.7.07

17 DE JULIO. LAS PATRONAS


Las dos mujeres que tienen más retratos repartidos por la ciudad son dos perfectas desconocidas para la mayoría. No son modelos, ni actrices, ni siquiera llegan a la categoría de famosillas...No las conoce mi vecina, ni salen en la prensa rosa, ni venden exclusivas, ni se habla de ellas en la peluquería. Y encima tienen un nombre raro, Justa y Rufina. Toma ya. Nada más y nada menos que las patronas de la ciudad. Aunque son muy pocos los que lo saben.
A Justa y a Rufina le hicieron retratos los mejores artistas: Esquivel, Velázquez, Murillo, Domingo Martínez, Espinal...hasta el mismo Francisco de Goya las pintó para la Catedral. Y no sólo eso. También tienen esculturas y calle.
Siempre aparecen igual. Una junto a otra y la Giralda en medio, que tanto monta, monta tanto. Nunca sabemos cuál es cada una, que en el fondo da lo mismo. Y alrededor siempre tienen algún cacharro de cerámica que nos recuerda su historia y su leyenda.
Justa y Rufina eran alfareras en Triana, allá por el siglo III. Cuentan sus biógrafos, no autorizados por supuesto, que eran fervientes cristianas en una época en la que el cristianismo no andaba muy bien visto, que Roma todavía era pagana. Y no debían ser muy amantes de las procesiones, que hay que ver lo que han cambiado los tiempos. Y es que un día de verano, viendo una procesión con la diosa Salambó se negaron a adorarla, incluso algunos dicen que llegaron a romper la imagen de la diosa. Imagínense a estas dos hermanas en nuestros días...la cuestión es que fueron juzgadas por Diogeniano, el gobernador de la Bética, y mandadas a prisión. Dicen que su cárcel está en la actual iglesia de la Trinidad y que allí fueron brutalmente martirizadas, aunque ellas soportaron todas la torturas, que ni los leones se atrevieron a tocarlas. Después del martirio, Justa murió el 17 de julio y su cuerpo se arrojó a un campo donde siglos después construyeron una estación de tren. Y le dieron su nombre. Y sobre su cuerpo martirizado corren diariamente los ejecutivos para no perder el AVE.
Rufina tardó algunos días en morir. Y su cuerpo lo arrojaron a lo que llamaron Campo de los Mártires. Allí hicieron pisos muchos siglos después, dicen que muy caros.
A Justa y a Rufina las hicieron santas. Y patronas de la ciudad. Y ellas se dedicaron a sostener a la Giralda cuando había algún terremoto. Pero hoy en día no están de moda. Son muy pocos los que la conocen. Y ocurre algo curioso. Comprendo que tienen nombres raros, raros. Quizás por eso nadie les pone sus nombre a sus hijas. Pero qué quieren que les diga. Cuando paso lista en clase tengo a Jennifer, a Joanna y a Vanessa. Será que los tiempos han cambiado mucho...

4 comentarios:

Rascaviejas dijo...

Por poner algún ejemplo más: le he dado clases a Darlin Guadalupe, Joseline Denisse, Irving Alexis, Jonathan Antonio...aunque el mejor fue ¡Francisco Elvis!

eres_mi_cruz dijo...

La decadencia moral de Occidente, profesor...
Pero la verdad sea dicha, ese último Elvis, ese enorme morcón con tupé, argo de Paco tenía...

Bueno, hay algo de lo que todavía no se habla mucho en Sevilla, y son los 12.470.000 €, dosmirmillone de pesetas, que se han embolsado en Sotheby´s...
¿Cuanto costaba arreglar Santa Catalina?...

San Isidoro dijo...

Yo hay una cosa que no entiendo. La historieta esa en forma de paradoja, de que las santas estaban en contra de una procesión y con el tiempo acaban en unas andas, me parece un dislate. Podrá ser gracioso, pero no deja de ser una tontuna ¿no?.

Las santas estarían en contra de la idolatría, como cualquier cristiano (lo que si es paradójico es que a los cristianos se les acusase de ¡ateísmo!), pero dudo que estuviesen en contra de las imágenes o representaciones pictóricas, ya que hay restos de pinturas en catacumbas de la época (como en Duras Euporos).

Ahora lanzo la pregunta al profe:
1ª.- Lápidas o inscripciones paleocristianas en Sevilla del siglo III o anteriores, ¿dónde están?. ¿Se pueden ver?.

2º.- ¿Dónde está recogido el martirio de las santas?. Yo en la Patrología Latina de Migne no lo encuentro.

Anónimo dijo...

Conozco a un 'Elvis Rafael'...