1.10.07

2 DE OCTUBRE. EL ATENTADO


Todo estaba listo. Había que actuar con cuidado, sin levantar sospechas. El barril de pólvora y la mecha estaban preparados. El escenario también. En pocas horas el maldito siciliano de los cien pleitos pasaría a la historia de los arzobispos hispalenses...
Sevilla año del Señor de 1692. Sólo los más viejos del lugar recordaban algo del obispo que quiso poner en orden a las cofradías. Fue a comienzos del siglo. Pasaron otros nombres por la silla arzobispal y hubo quien recordó el viejo refrán: “te sucederá quien bueno te hará”... Pero lo del último no tenía nombre. Había nacido en Aragón pero venía de Sicilia, y había sido menino de la Corte de Felipe IV. Vamos, que era cabezota, mafioso y con aires de grandeza...
Llegó a Sevilla en abril de 1684. No se les olvidaba. Víspera de Domingo de Ramos. Y desde entonces todo habían sido problemas: con el cabildo, con la audiencia, con el clero, con el pueblo... Un obispo extranjero que se atrevía a luchar contra las costumbres asentadas en una ciudad que todavía se creía el centro del mundo... Aquellos danzantes lo habían soportado con resignación porque su trabajo no peligraba. Pero hacía ya dos años que se le ocurrió la última: suspender las danzas del Corpus. No quedaba más remedio: había que acabar con aquel insolente ...
Los conjurados llevaban días trazando el plan. En una de sus reuniones secretas, mientras maldecían a aquel tipo agrio con lentes a lo quevedo, señalaron la fecha. Sería aquella noche. El arzobispo solía confesar en aquel asiento por las mañanas. Unos de los conjurados rió con saña mientras imaginaba la escena:
- "Le vamos a meter sus penitencias por su santo culo..."
Ni más ni menos. Debajo del asiento del confesionario estaría su fin. Un fin espectacular....Y además con el apoyo de muchos: desde algún seise hasta algún canónigo, desde algún caballero veinticuatro a más de un clérigo....
Los elegidos consiguieron entrar en la parroquia del Sagrario la misma noche del 2 de octubre. En la oscuridad consiguieron camuflar la mecha y un enorme barril de pólvora. Con la ayuda del viejo sacristán lograron colocar el artefacto en el confesionario. Cuando los conjurados salieron de la parroquia imaginaban la explosión: cruz pectoral, anillo, lentes y el puto aragonés volando por los aires... Ya vendría un arzobispo mejor...
Pero la torpeza dio fin a la conjura. Al amanecer fue descubierto el tosco artilugio por una monaguillo de la parroquia. El atentado contra don Jaime de Palafox había sido frustrado...
Cuentan las malas lenguas que poco cambió en Sevilla desde entonces. Aunque hay quien dice que desde entonces los obispos sevillanos pleitean poco, confiesan menos y suelen mirar debajo de los asientos...

12 comentarios:

Rascaviejas dijo...

A Álvaro Pastor, él sabrá porqué...

del porvenir dijo...

"Llegó a Sevilla en abril de 1684. No se les olvidaba. Víspera de Domingo de Ramos. Y desde entonces todo habían sido problemas".
Si es que La Paz aún no cruzaba el Parque.
El Venerable Palafox, del que dicen en su tierra (El Burgo de Osma) que todo el mundo pensaba que llegaría a santo y se quedó en venrable,... Por lo que su capilla en la catedral del Burgo está "in albis"

el aguaó dijo...

Genial querido Rascaviejas. Fantástico. Me ha gustado mucho.

Corrígeme si me equivoco amigo ¿Palafox fue el mismo que patrocinó la urna de San Fernando que posteriormente realizara Laureano de Pina?

Un fuerte abrazo.

Dama de sevillano nombre dijo...

Eso del "puto aragonés" viene que ni pintado en estos "Seleccionados" tiempos españoles...
Gracias, querido profesor.

del porvenir dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
del porvenir dijo...

Agghhh, que me he equivocado de Palafox, he confundido a Jaime con Juan. Excusa miles.

Anónimo dijo...

Gran relato.Por cierto profesor en el articulo del 25 de septiembre comenta el instituto en el que esta y que ya nos contara algo,hagalo!!no nos dejes en ascuas...

Glauca Maria dijo...

Muy interesante profesor.

PD: Ver pasear a Alvaro Pastor por las calles de Sevilla es un verdadero placer...

eres_mi_cruz dijo...

Sin caer en los tópicos, Su Excelencia era un aragonés tozudo.
Si hubiera pegao el explotío se habría terminado de sentar, ya sin confesionario, y con dicción clara y limpia, habría referido las siguientes palabras:
"Sopla... deben haber sido lach lentejach"
Y a continuación habría añadido:
"¡Diantre de monagillo! ¡cómo se te ocurre jugar con mistos en la casa del Señor! Anda diablillo, pasa el plumero antes de que llegen las arpías"

PD: Ya veo que aunque le han copiado descaradísimamente el título de su libro... no hay derramamiento de sangre.

Rascaviejas dijo...

Aguaó: aunque los primeros proyectos de la urna parece que fueron anteriores fue, efectivamente, Palafox el que, con permiso de su majestad, empleó 9000 pesos venidos Ameérica para empezar la construcción de la urna.
Ex alumnos. Ya os lo contaré próximamente... en persona.
Falserío, explíqueme lo del libro..

el aguaó dijo...

Muchas gracias por sacarme de dudas amigo Rascaviejas.

Un abrazo.

eres_mi_cruz dijo...

Tirando de hemeroteca
-Un hecho de la historia de la ciudad que les hubiera gustado vivir.

Álvaro Pastor Torres: Ser vecino de Trajano en una casa bien de Itálica.
TRAJANO: Usted no conoció a Sexta Cornelia Cornuta... era la vecina del ático.
Un día sí y el otro también salía a la ventana diciendo que ya no podía má y se iba a tirá...
al final acababa tirando los carzones sucios del marío al atrium y había que pescarlos del impluvium...