2.5.08

2 DE MAYO. DAOIZ


Cuando yo era muy pequeño, solía escuchar a mi madre una frase enigmática que lanzaba a mi hermano mayor: “anda hijo, que tienes más pies que Daoiz...”. Como la imaginación infantil no tiene límites uno imaginaba un personaje tipo Mazinger Z, el cómic de mi infancia, un ser fantástico con un pie descomunal. A los pocos años supe que no. Me enseñaron que Daoiz era un héroe. Luis Daoiz. Junto al capitán Velarde y al teniente Ruiz aparecían en mi libro de 5º de EGB: con un cañón, vestidos de militares y luchando contra los franceses. Entraban en un capítulo dedicado a los considerados valientes españoles, y se mezclaban con Guzmán el Bueno, el Cid Campeador y la mismísima Agustina de Aragón. Curiosamente todos tenían espadas o cañones.
Ya en el instituto aprendí algo más sobre el personaje histórico. Luis Daoiz. Nacido en Sevilla en 1767. Realizó la carrera militar, llegando al grado de segundo teniente con sólo veinte años de edad. En 1794 participó en la guerra del Rosellón contra los franceses, guerra en la que fue hecho prisionero. Tras ser liberado participó en la defensa de Cádiz contra los ingleses. Después de participar en dos viajes por América fue destinado a Madrid, pasando con el grado de capitán a la guarnición de la capital. En Madrid vivió la invasión francesa, poniéndose al frente de la resistencia y repartiendo armas para combatir a los invasores. En la lucha fue herido por la metralla y por una bayoneta, muriendo poco después como uno de nuestros héroes del 2 de mayo.
Cuando fui descubriendo los monumentos de la ciudad conocí la larga historia de la escultura que le dedicaron en la plaza de la Gavidia. El conocido escultor Antonio Susillo, siguiendo retratos del personaje, lo representó de un modo heroico, teatral, vestido con el uniforme de Artillería, con sable y una carta arrugada en la mano. Puro teatro. Representa el momento en que arrugó la orden de los franceses diciendo algo así como “he aquí el destino de una orden injusta”. La escultura fue fundida en bronce en la Fábrica de Artillería de Sevilla y se colocó sobre un pedestal de mármol. Todo el conjunto se rodeó de cañones en bronce a modo de verja donde van escritos los nombres de las personas que colaboraron en la gestión del monumento. Tres metros y medio de bronce que fueron inaugurados en 1889 y que costaron casi sesenta mil pesetas de las de entonces.
Cuando paso por la plaza de la Gavidia veo historia, heroísmo, arte. Miro a Daoiz y recuerdo que señala la casa donde nació. Pero la historia y los recuerdos son así. Miro sus enormes botas sobresaliendo del pedestal de mármol y no puedo evitar acordarme de la talla del pie de mi hermano.

10 comentarios:

el aguaó dijo...

Yo creo que todos, alguna vez, hemos escuchado dicha comparación.

Dicen que Daoiz y Velarde es el nombre que reciben los leones de Las Cortes.

De una forma u otra, para mi Daoiz es uno de los grandes protagonistas de la Guerra de Independencia y, como bien has dicho, el dueño del pie más comparado.

Un fuerte abrazo.

Entre San Bernardo y La Oliva dijo...

Gran texto como siempre amigo rascaviejas...

Pasate por mi blog que tienes una cosa para ti...

Un abrazo

Du Guesclin dijo...

La verdad es que gran parte del afecto que le tengo a este militar se debe precisamente a su pie; y es que tengo un 46 y desde niño, que ya apuntaba maneras, siempre he llevado a cuestas la comparación con el pie de Daoiz.

Saludos.

anónimo de Castilla dijo...

Acabo de conocer el blog y es un lujazo.
Felicidades.
Vd. es el rancio que sale con el Robles ¿verdad?.
Repito felicidades.
Sobre Daoiz y su pie, que decirle que no se haya dicho ya...,pero no estaría de más insistir en que vivió hace más de docientos años, no vaya a pensar algúno de la Casa Grande que era franquista y derribe la estatua.
Un cordial saludo amigo.

Lorenzo Blanco dijo...

Todos los dos de mayo, los niños de mi colegio, que se hallaba bastante cercano a la Gavidia, saliamos a ver el homenaje que se le rendía al artillero de los pies grandes.

Era emotivo para unos niños del barrio de San Vicente y San Lorenzo ver a la Banda de Soria 9 con Don Pedro Morales a la cabeza, venir por la calle Baños hasta la Gavidia, y como después la compañía de honores desfilaba delante de la estatua de don Luis.

Gracias a Dios aún se le sigue recordando cada 2 de mayo. Esperemos que la mala memoria histórica (o sea el desconocimiento, la ignoracia y la incultura) no trate de cargarse el recuerdo de un defensor de las libertades.

Saludos

Anónimo dijo...

A mi Daoiz me recuerda a mi abuelo, que lo llamaba zapatones...

Sevila está llena de recuerdos de multitud de sevillanos anonimos. Recuerdos aparejados a sus fiestas, a sus monumentos, etc

Historia Oral que lo llaman.

Uno de San Bernardo

ciriovirgen dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ciriovirgen dijo...

En primer lugar, saludaros a todos ya que es mi primer comentario. Me comentó la existencia de este blog Lorenzo Blanco. Es muy bueno.
Sobre el asunto de Daoiz, comentar que por fin, gracias al reciente traslado del Gran Poder, D. Luis pudo conteplar el discurrir del Señor y su Madre, ya que en Semana Santa pasa a sus espaldas. ¡Que rabia debe darle!.

Glauca dijo...

Hasta ayer tarde no me di cuenta de la cantidad "de pinchos" que le han colocado a la escultura de Daoiz...

Pepe Luis dijo...

Como cada año, el 2 de Mayo, en mi casa se comen "Papas Laureadas" genialidad de mi abuelo, vecino de la calle Baños, que nos contaba como en años de escasez los vecinos de los alrededores de la Gavidia se acercaban al monumento a coger el laurel que adornaba la totalidad de la verja de cañones.