15.6.08

17 JUNIO. LA "PERONA"


Si Franco tenía a “la Franca”, vulgo “la collares”, el general Juan Domingo Perón tenía a Eva Duarte de Perón, por aquel entonces “la Perona” y algo más tarde, contradicciones de la vida, “Evita”.
Año 1947. España aislada. Guerra fría a punto de estallar y guerra sin cicatrizar en tu corazón. Aunque no hubieras vivido la guerra de tus padres, seguías sintiendo una existencia en sepia, sin emociones ni colores. Sevilla era una ciudad provinciana donde nunca pasaba nada y por donde nunca pasaba nadie. Hasta aquel día. Uno cualquiera de junio. En tu barrio, junto a tu iglesia y junto a tu Virgen. Bajo tu balcón. Un observatorio privilegiado. Frente a San Gil y de esquina a la calle Pozo, una de esas que nunca perderán su nombre. Igual que tú no perderás aquella imagen...
Primero vino una sensación de que algo pasaba. En poco tiempo comenzaron a aparecer más personas que en la monotonía de cada día. Algo más tarde ya eran multitud. Recuerdos de mañana de Viernes Santo en San Gil. Un cortejo escoltando a una mujer. Te pareció la más elegante, con un vestido color marfil y el pelo recogido, como las actrices de cine. Algo así sería. Unos militares venían con ella abriéndole paso entre la multitud. Varas de presidencia de la Macarena y ramos de claveles te llevaron a soñar con la Semana Santa. Algo había de misticismo en aquella mujer que no conocías. Eva Duarte de Perón. Apenas hacía dos años que se había casado con Juan Domingo Perón. Era de Argentina. Te decían que era uno de los pocos países amigos de España. Y cuando tu hermano trajo, como un tesoro, una banderita española con otra celeste y blanca, supiste más de aquel país. Argentina. La patria de aquella mujer. La actriz de cine que pasaba entre una multitud bajo el balcón de tu casa. Haba visto a la Virgen de los Reyes y venía a ver tu Esperanza. También había conocido el bario de Santa Cruz. Y tu barrio. Una mujer famosa. Defensora de mujeres. Aunque eso entonces no lo sabías. Tú pensabas que vivías en un siglo de hombres. Pero ella ya había dicho otra cosa “este siglo no pasará a la historia con el nombre de la desintegración atómica sino con otro nombre mucho más significativo: siglo del feminismo victorioso”. A ti eso entonces te daba igual. Vivías al día. Con tu cartilla en el bolsillo. Aquel día tuvo premio. Al entregar el cupón de varios de la cartilla te regalaron un paquete: sopa de estrellitas. Iluminaron tu ilusión y llenaron tu estómago. Algo estaba cambiando. Ilusiones en tu corazón. “Volveré y seré millones”. Una frase que ella no dijo pero que le atribuyeron. Millones. Como las estrellas del cielo. Como aquella estrella de cine. Argentina. Un día de junio de 1947 pasó por debajo de tu balcón...

8 comentarios:

Anónimo de Castilla dijo...

El baño de zinc no daba abasto.
Día de baño.
Carreras por el patio de una casa de vecinos.
Nervios, muchos nervios.
¡Fuera trajes de flamenca y mantones bordados de los armarios!
Polvos de arroz y carmín
¡Niñas aligerarse que llegamos tarde!
Toda la calle, todo el barrio, en magna procesión ferial fuera de abril rumbo al Parque, a la Avenida, a la Puerta Jerez.
Millones de lunares de colores sobre volantes para crear el mejor escenario jamás pensado. Miles de extras gratuitos para dar color y tipismo a la esperanza.
En primera fila una joven con su hija.
Llega la comitiva. Se detiene. Se rompe el protocolo. Una mujer menuda con el pelo muy rubio se apea del auto. Se acerca a la multitud.
Ve a una flamenca con su pequeña en brazos
-¿Y vos cosita linda como os llamás?-
La madre responde por la pequeña:
-Maria Dolores de la Santísima Trinidad-

J. Iván Martín dijo...

Como simpre, gran leccion de historia amigo Rascaviejas...

Un saludo.

del porvenir dijo...

Y de una tarta salieron Naranjito de Triana y Narci Díaz para cantarle a la Perona

Lacava dijo...

Historia viva de la España rancia en sepia.

P.D. Cada vez que mi paisano anónimo de castilla hace referencia a su entrañable personaje, no tengo más remedio que imaginarme a esa madre con su delantal desde la baranda del corredor del corral de vecino gritando a eso de mediodía: ¡MARIADOLOREDELASANTISIMATRINIDAAAAAA, A COMEEEEÉ!

Saludos.

Rascaviejas dijo...

A este paso María Dolores se convierte en actriz pincipal del almanaque

Herodes de la Bética dijo...

Pedazo de texto, amigo mío. Un abrazo.

Moe de Triana dijo...

Maria Dolores de la Santísima Trinidad como pa decir que era de Santoña...

El texto como to lo que escribes de arte, que tu tienes que tener arte hasta escribiendo en los crucigramas.


Un saludasso.

LA PERONA dijo...

Os invito a conoce mi pagina

LA PERONA

http//:laperona.blogspot.com