26.10.08

27 OCTUBRE. FATULO


Uno.En Hispanoamérica, dícese de aquello que no es legítimo o auténtico. Algo obtenido o hecho o formado de forma engañosa”. Ejemplo : "Posee un título fatulo de abogado cuyas credenciales no son avaladas por las casas de estudio reconocidas o legítimamente establecidas" Sinónimos: Falso, Engañoso, Ilegítimo, Fraudulento, Inmoral, Pirata .
Dos. Llegó a Sevilla a finales de octubre de 1748. Se hacía llamar Hércules del Este, y en su tarjeta de presentación un título remarcaba su distinción: príncipe de Módena. “Iba todos los días a misa a San Pablo, cuya comunidad le recibía y despedía con repique de campanas y sonaba el órgano durante la misa: algunos cuerpos le cumplimentaron por sus diputaciones y no se desdeñaba del tratamiento de ilustre que le prodigaban en las arengas. Daba y recibía fiestas, donde las damas eran muy obsequiadas, pues su inclinación al sexo no era tan dudosa como su calidad de príncipe, y llegó a poner a su disposición el asistente un coche donde se paseaba con mucha dignidad y visitaba algunos establecimientos públicos”. Pasados unos días se comprobó, con la lógica vergüenza del asistente, que el supuesto príncipe era un impostor. Fue encerrado en la Torre de Triana y de allí logró escapar disfrazado, refugiándose en el convento de San Pablo. Después de varios enfrentamientos, fue detenido de nuevo y cargado de cadenas, aunque siguió defendiendo su condición de príncipe hasta su expulsión de la ciudad.
Tres. Eme T. Llegó a tener buena consideración social en la Sevilla de finales del siglo XX. Restaurador, historiador del arte, vestidor de imágenes, erudito de agradable conversación y compañía... Quizás las malas compañías, quizás una inclinación natural le llevaron a una vida de mentiras. Engañó a hermandades, convenció a canónigos y a directores de museos, timó a parroquias, falseó facturas, estafó a bancos... Cuando huyó de España, había 75 causas pendientes contra él. De España a Puerto Rico. Allí se hizo pasar por sacerdote y celebró 77 misas, seis bodas, dos bautizos y sabe Dios, cuántas confesiones y cuántas estafas... Detenido y encarcelado por cura fatulo insitió en su condición sacerdotal desde la cárcel, donde consiguió excarcelaciones para 39 pesos y donde ofició misas. Falseando papeles consiguió escapar y, huido, llegó a conceder entrevistas en su refugio de la selva, denunciando la miseria de las cárceles del país. Fue detenido de nuevo y siguió insistiendo en su condición sacerdotal y pidiendo el regreso a su ciudad natal para recopilar “los papeles” que lo demostraran...
Cuatro. No es un tópico. Hay historias que se repiten. Alguien debería escribir un nuevo tomo de Vidas paralelas...

6 comentarios:

La gata Roma dijo...

Impresionante la verdad. La realidad supera a la ficción siempre…
Y me da que pensar, porque conozco a un famoso cura de la urbe que bien podría… Mejor alejar estos pensamientos.
Kisses

Ranzzionger dijo...

País y ciudad de pícaros. Hemos tenido de todo, directores de la guardia civil que falsearon su curriculum de apellido cercano al de Rascaviejas; profesores que sentaron cátedra unos años antes de que les correspondiera; cónsules honorarios con tarjetas impresas antes de conocer el país del que eran cónsules...En fin, vanidad de vanidades, condición humana que ignora que "tó sube" y después "tó baja".

el aguaó dijo...

Las vidas se reipten entonces... pero no sólo una vez, sino varias veces.

Aprender con vuesa merced, mi querido profesor, es algo muy fácil. Y no sólo hablo de aprender Historia y Arte...

Un fortísimo abrazo.

NATURAL DE SEVILLA dijo...

Personaje novelesco, donde los haya. Fascinante vida y obra, algo tendrá el agua cuando la bendicen, por muy fatula que sea. Valiente burlador con más arte que el Tenorio.

NATURAL DE SEVILLA dijo...

Personaje novelesco, donde los haya. Fascinante vida y obra, algo tendrá el agua cuando la bendicen, por muy fatula que sea. Valiente burlador con más arte que el Tenorio. Ay, profesor mi profesor.

calleferia dijo...

Cierto ranzzionger, "tó baja" amigo, "tó baja" y a veces, no sube.