3.11.08

4 DE NOVIEMBRE. ESCLAVOS


Sale la palabra esclavo y viene a tu mente una serie de televisión. Sin duda ninguna. Pero tu pelo debe de estar clareando o tus carnes flojeando. Por aquello de la edad. Un esclavo era Kunta Kinte. Lo querían llamar Toby. Las pasaba canutas. Por supuesto, era negro. Y todos llorábamos cuando veíamos la dichosa serie en la tele, la única, la primera, la que había...
La historia de Sevilla tuvo muchos Kunta Kinte. Llegaron a tener cofradía propia. Alguno incluso fue finalmente famoso. Pero, en general, es la historia de una vergüenza para el género humano. Objetos y no personas. En Sevilla fueron miles. Siempre vivieron mal. Y hubo quien se empeñó en que vivieran peor...
“En la muy noble y muy leal ciudad de Sevilla, viernes cuatro días del mes de noviembre de mil y quinientos y sesenta y nueve años, fue vista y leída una ordenanza hecha por los fieles ejecutores de esta ciudad... Es esto que se sigue:
Por cuanto en esta ciudad hay muchos negros y negras, moriscos y moriscas que son esclavos y esclavas cautivas y con las ocasiones que hay en ellas de tabernas y bodegones donde entren a comer y a beber y se emborrachan y hacen mal acondicionados y soberbios, y borrachos y hacen y cometen delitos que todo redunda en daño y perjuicio para sus amos porque gastan toda su hacienda en librarlos de las travesuras y delitos que hacen, y, lo que es peor, como dichos esclavos se hacen tan a vicios e viciosos con la ocasión de las dichas tabernas y bodegones, llegan a tomar a sus dueños dineros y ropas, hasta las mantas de aderezos de los caballos y mulas y lo que hallan en sus casas, y aun se extienden en hacer otros hurtos, todo para comer y beber en las tabernas y bodegones... Y como cosa que toca tanto al bien y por común de la república de esta ciudad y vecinos y moradores de ella... ordenamos y mandamos que ningún tabernero, bodegonero, ni mesonero, ni ventero, ni personas que guisan y dan de comer en esta ciudad y su tierra y jurisdicción, arrabales ni Triana, acojan en sus casas, taberna o bodegones esclavos y esclavas, negros y negras, blancos y blancas, ni les den de comer, ni de beber en ellas pública ni secretamente pan, ni vino, ni carne ni otros mantenimientos algunos...”.

Duras medidas para los esclavos. Sobre todo porque se podían condenar con penas de cárcel, multas, penas de azotes e incluso el destierro de la ciudad. Lees el texto y te vienen a la mente muchas ideas. Un refrán: “Encima de puto, apaleao”. Una idea: el lenguaje políticamente correcto de negros y negras es bien antiguo. Un sentimiento: llorar, no como Kunta Kinte, sino igual que Pancho en la muerte de Chanquete. Una curiosidad: Sevilla era república ya en el XVI. Todavía no existía Ikea.

5 comentarios:

NATURAL DE SEVILLA dijo...

Y pensar que está a punto de alcanzar la presidencia de los U.SA, un negro (más bien leche manchada)megapijo y de centro derecha. OhBAMA, eih...¡ay, profesor mi profesor!

Zapateiro dijo...

En el siglo XVI ya se tenía, por lo que leo, ciudado con la cuestión de géneros: "esclavos y esclavas", "negros y negras", "blancos y blancas".

Si es que todo está más que inventado, hasta esta absurda obsesión que tiene algunos de eliminar lo neutro.

Saludos.

ciriovirgen dijo...

Y Cinco siglos después (que no es poco) gana un negro las elecciones a presidente del país más poderoso del mundo.

Cosas de la vida. Lo que hoy es blanco mañana puede ser negro. (nunca mejor dicho)

el aguaó dijo...

Me falta poco para acostarme, pero acabo de comprobar que no lo haré sin saber una cosa más... y como siempre gracias a vuesa merced.

Sigue habiendo esclavos querido profesor...

Una entrada excepcional.

Un fuerte abrazo.

Pasión dijo...

Es usted, desde luego un Profesor...

Tengo el corazón partido, por culpa de onda cero y punto radio.

La Serie...;. Uno de mis libros favoritos, no por mí, sino por mi Madre y de paso Mi Padre, que recibían a vendedores de LIBROS, de ésos/as qué iban de puertas a puertas, de la GRAN EDITORIAL PLANETA, era: LA CABAÑA DEL TÍO TOM. Muy pequeñita era, leyéndolo lloraba.

En fín, en España y sobre todo en Andalucía: HAY BASTANTE QUÉ ESTUDIAR Y MUCHO MÁS QUE ESCRIBIR.

Y a ver si es USTED es capaz de que lo lean en EL PAÍS VASCO Y EN CATALUÑA.