13.5.09

13 DE MAYO. MILAGROS

Lo había intentando todo con su hija. Remedios naturales, médicos y milagrosos. Vía lenta y rápida. Incluso había buscado la vía milagrosa.Todo era poco para su hija...
Lo del año pasado fue la gota que colmó el vaso. El clavo al que agarrarse cuando flaquea la confianza y cuando flaquea aquello que llaman fe. Viendo que había pocos avances con la niña, se decidió a ir al Palmar. Habían anunciado un milagro: se iba a aparecer la Virgen. No creía mucho en aquellas supercherías, pero no estaba de más intentarlo. Soportó el traslado más allá de Utrera, la insoportable caminata, el larguísimo rosario y las diferentes prédicas y homilías entremezcladas. Fue una más entre tantas miles de personas. Cuando se anunció el milagro fue una de las miles que alzó su botella de agua, más bien garrafa, para convertirla en agua milagrosa. Nada de nada. Ni vió a la Virgen ni vió la mejoría esperada en su hija...
-Adiós a los milagros –pensó- Nada como la ciencia- . Por eso acudió a aquel médico del cual tenía tan buenas referencias.
Toda una eminencia- le habían dicho.
Era la frase que tenía en la mente cuando entró en su consulta. A ella lo de eminencia le sonaba a cardenales pero aquel doctor no le dio precisamente esa impresión. Un hombre pegado a una pipa. Ojos negros, bigote entre Pancho Villa y galán sudamericano, barba mal afeitada y una constante sonrisa que flirteaba con los mordiscos a una pipa que duraba más tiempo apagada que encendida. Su aire cercano y amable le hizo desahogarse como nunca lo había hecho.
- Mire doctor. Se trata de la niña. Lo suyo viene desde la infancia. Quizás desde su concepción. Si ya se lo decía yo al padre... Mira Manolo, que no ha sido tu mejor noche. Y de pocas ganas salen niños desganados. Así fue el embarazo: siete meses de vómitos y de náuseas. Nació muy pronto. Sietemesina y con poco peso. Hubo que emplear forceps, ventosas y no me acuerdo qué más. Encima con las orejillas depegadas.... Se puso amarilla unos días y tuvo el cólico del lactante durante dos meses. Ahí empezaron los problemas... Primero fue la falta de crecimiento, luego las dificultades de movilidad, luego el diagnóstico del leve retraso mental y por último lo de las dificultades de audición. De ahí vinieron las dificultades para hablar. Y de ahí la depresión infantil. Y supongo que de una maldita garrafa de agua las dichosas diarreas que padece desde hace un año y....
El doctor escuchó con atención entre equilibrios por el fuego inestable de una pipa chupada cual su homónima de los kioscos. Con seriedad meditó el diagnóstico. Ella suspiró aliviada esperando la respuesta de la ciencia. Estaba delante suya. Con aire profundo y serio, el doctor comenzó su esperada intervención:
-Vamos a ver , señora, ¿usted se cree que yo soy la Virgen de Fátima?.

8 comentarios:

Rascaviejas dijo...

Tema: milagros, en todos los sentidos, de nuestro tiempo...

Anónimo dijo...

La salvación anual del Betis

Sibelius dijo...

Salir a las 7 y media de la mañana de tu casa y volver vivo a las 8, tal como está hoy la calle y el personal es un milagro y una heroicidad.

el aguaó dijo...

Antes que nada, felicitar a vuesa merced por otra magistral entrada. Y ahora, con su permiso, expondré la lista de milagros:

FÍSICOS:
1.- Que se restaure Santa Catalina
2.- Que se cumplan los plazos de la Plaza de la Encarnación (valga la cacofonía)
3.- Que quede bien lo expuesto en el milagro 2
4.- Que Sevilla tenga un plan turístico de garantías
5.- Que Sevilla tenga un transporte público de garantías
6.- Que el Real Betis se quede en primera
7.- Que el Glorioso (equipo del milagro 6), no repita el resultado de las mismas últimas tres temporadas.
8.- Que haya una conciencia de Patrimonio. De verdad.
9.- Que se acabe el campo del Real Betis.
10.- Que no se le pierda el respeto a los profesores.

INMATERIALES:
- Que no se extingan la bondad, el respeto, la sinceridad, la nobleza, la caridad, el cariño, el Amor, el honor, la moral, la ética, la educación...

No hay que olvidar que, afortunadamente, sigue habiendo Milagros, ya lo dije en su día.

Un fuerte abrazo querido Rascaviejas.

Lacava dijo...

Ésta entrada me ha hecho recordar aquel chiste del inválido en su silla de ruedas, querido profesor, que cuando iba llegando a aquel sitio supuestamente milagroso, se le partió el freno de la sillita en aquella empinada cuesta, y mientras que la bajaba a la velocidad del sonido y sin ningún control, gritaba: ¡por lo menos como estaba, virgencita mía; por lo menos como estaba!

En la mayoría de los sitios estos de apariciones y “aguachirris” que te la bebes y cagas a pistola, por lo visto, en lo que son especialistas es en dietética, ya que te cogen la cartera y te la aligeran de peso en un “santiamén”, nunca mejor dicho.

Un saludo.

Híspalis dijo...

Magnífica entrada. Tan verdad como la vida misma.

Mi milagro: Ninguna material, (aunque apruebo todas y cada una de las que ha señalado nuestro amigo Aguaó). Que mi hija Laura disfrute feliz de muchos años de vida y que pueda convivir cuando se haga mayor en una sociedad más cívica, humana, coherente, llena de Amor y PAZ.

el aguaó dijo...

Amén amigo Híspalis.

dama dijo...

Yo creo que la Virgen de Fátima está en el carril bici, porque a veces, entre los del carro con la chatarra y las paradas de tussam, no me he matado de milagro.