8.3.08

ALMAS



Siempre le tuvo especial devoción. Para ella era su martes santo particular. En Feria pero también en Jesús del Gran Poder. Riguroso. Austero. En silencio. Dolido. Una imagen que la llevaba a su infancia en blanco y negro, a los pantalones cortos de su hermanos, a los luises y estanislaos, a los javieres. Un crucificado moderno. Pero cargado de antigüedad. Lo realizó en 1945 un portugués, José Pires, siguiendo un crucificado que ya había realizado para los salesianos de Triana. Alguien le contó que el imaginero salió contento con su obra aunque hay quien lo viera llorar porque no le agradó una policromía tan oscura...Oscura como los años de su infancia. Oscuridad de los ejercicios espirituales de San Ignacio que se hacían en torno al crucificado, Ella y Tú ; Tú y ella. La mística de San Ignacio de Loyola. ¿De qué le serviría a los hombres ganar el mundo si perdían su alma? Silencio. Búsqueda interior. Austeridad. Y una letanía que la llevaba a los años cincuenta: Alma de Cristo, santifícame.
Todos los años buscaba el oro viejo de su paso. Y su mirada de dolor. Y su serenidad. Veía la canastilla de Guzmán Bejarano y se acordaba de ese señor bajito que talló una obra de arte, un premio nacional de artesanía. Para sostener a Cristo. Y pensaba en el premio celestial que ya tendría un antiguo jesuita, el padre Trena, el alma de esos javieres en blanco y negro, de sandalias rotas, de hambres, de miserias; de una España en la que ya existía el Vacie y los niños de la calle. Veía a Cristo y al viejo cura. Siempre trabajando por los pobres. Siempre con la sotana manchada por sus obras. Un jesuita que en la Sevilla del cardenal Segura se atrevía a decir que había que aprender de las muchas cosas buenas que tenía el comunismo.
No faltaba a la cita. Silencio interior. Silencio exterior. Claveles rojos y una imagen que alguien le comparó con las fantasías de algún pintor alemán, con unos pies cruzados que se salen de todo canon . También se salió del canon su autor, que se esmeró en la talla completa de su boca y que firmó la obra en una cápsula de las pastillas que usaba para sus dolores de estómago. Mística y la realidad. Ver a Dios o sentirlo.
Pero aquel año fue diferente. Su cristo no saldría porque sufrió daños en un robo. Su lugar se señalaría con cuatro manigueteros. Su presencia era su ausencia. Por eso no le hizo falta más. Cruz de guía y negros penitentes. Cuando llegó su ausencia supo lo que tenía que hacer. Se atrevió a romper el cortejo y besó el suelo. No estaba sola. Otra mujeres de la Jersulén de la calle Feria hicieron lo mismo. No les hacía falta más. El Alma de Dios estaba presente.
Volvió a su casa con el aroma de la madera en su labios. Un año más. Cerró los ojos. Una sonrisa se insinuó en sus labios mientras rezaba para sus adentros. “Señor, ya no puedo creer porque te veo”.

6 comentarios:

Entre San Bernardo y La Oliva dijo...

Como siempre un texto precioso amigo rascaviejas...

No se si usted leyó un resportaje que publicaron en la revista "Pasion en Sevilla" sobre una nota que se encontro en el interior de este crucificado en la que el autor escribia un mensaje de protesta y un tributo simpatico a quienes trabajaron con el.

Un abrazo.

Rascaviejas dijo...

Pues sí que lo leí y lo que más me sorprendió es que hubiera gente que se escandalizara de aquello. Hay que tomarse ests cosas con amplitud de miras y no con beateríos. Era una nota que humanizaba una obra en la que Pires puso mucho empeño.
Saludos.

Anónimo dijo...

Hermoso texto. Tuve la suerte de vivir aquella escena que usted nos ha recordado. Gracias.

Dumuro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Lorenzo Blanco dijo...

Esta bella historia de un Martes Santo huérfano del Cristo de las Almas, tuvo como prólogo, el besapiés del Cristo en 1989, durante el cual fue dañado, si mal no recuerdo.

Ayer, al igual que aquel lejano y triste día, también estaba el Crucificado de las Almas en besapiés en Omnium Sanctorum.

Bello recuerdo el de ayer en la calle Feria, y entrañable el de Maese Rascaviejas en el almanaque.

Saludos

el aguaó dijo...

Sublime amigo. Realmente emotivo y sentido. Preciosa historia. Enhorabuena, una vez más.

Un abrazo.

P.D. Se hace patente una relación íntima con esta Hermandad amigo.