28.7.08

29 JULIO. SUS LABORES


Acudía puntualmente todos los martes días del año a su cita con la pequeña santita de la Plaza de la Virgen de los Reyes. Desde que sus padres le descubrieron aquel conventito a los pies de la Giralda y le compraron su primera bolsa de recortes, la figura de Santa Marta se había instalado, poco a poco , en un rincón de sus devociones particulares. No sólo eso. Tenía alguna vinculación con el gremio de la hostelería y el patronazgo de la santa lo llegó a aplicar en su propia familia:
- Si algún día tengo una hija la llamaré Marta, como la hermana de María y de Lázaro... Se hizo de rogar, vaya que si se hizo...Quizás la petición no fue acertada,- llegó a pensar- pero la hija llegó. Y fue bautizada con el nombre prometido a la santa patrona. Un modelo a seguir. Y durante muchos años la educó teniendo presente aquel modelo de virtudes evangélico tan cercano a sus propios ideales de lo que debía ser una mujer como Dios mandaba.
Como todos los años, aquel día de julio era especial. Lo dedicaba a la santa patrona y asistía a la solemne misa del conventito junto a la Giralda. De forma ritual se colocó a los pies del calvario de marco neoclásico y dejó vagar la imaginación por la historia del edificios. Antigua mezquita, antiguo hospital de la Santa, convento de agustinas venido de la plaza donde ahora crecían setas de tamaño descomunal...Allí siguió la función a la santa y escuchó las conocidas palabras del evangelio en las que Marta se quejaba de la escasa ayuda de su hermana María:
“Marta, Marta, andas inquieta y preocupada por las cosas de la casa cuando en realidad una sola es necesaria. María ha escogido la mejor parte y nadie se la quitará”.Eterno dilema. Vida activa o contemplativa. Eso pensaba camino de casa después de meditar la comunión ante la santita del hisopo y del dragón a los pies. El símbolo de la labor en casa. Como su hija. Qué hermoso nombre... Un chica tan hacendosa y tan recatada...
Eso pensaba cuando introdujo las llaves del piso en la puerta. Al abrirla una aire de sorpresa alteró sus sensaciones. En el pasillo, se encontró a la celebrante de su onomástica apenas vestida con el maldito tanga de leopardo que solía usar los fines de semana. Sorpresa en su rostro e interrogación oculta a la madre.
- Te esperaba más tarde...
Lo peor vino después. Apenas ataviado con infames calzoncillos negros, cadena de oro al cuello y piercing en ceja, lengua y otros lugares innombrables asistió a su presentación en sociedad:
- Mamá, te presento a Jonathan el chico del que te hablé...
Si el tiempo de melones no era tiempo de sermones, ¿de qué sería momento aquel día de julio?

11 comentarios:

La gata Roma dijo...

Vaya, empecé pensando en cuanto me gustaba que de pequeña me compraran las bolsas de recortes y uf… cuanto me he reido al final, jajaja pero pobre madre, que trago.
Genial
Un saludo

Anónimo de Castilla dijo...

-“Santa Marta, Santa Marta tiene tren
Santa Marta, Santa Marta tiene tren

pero no tiene tranvía

Santa Marta, Santa Marta tiene tren
Santa Marta, Santa Marta tiene tren

si no fuera por la zona, caramba,

Santa Marta moriría ay caramba.”-

Sonaba de fondo musical la placa en el picú de la parrilla del Cristina.
29 de julio de 1969.
Maria Dolores de la Santísima Trinidad aguantaba a un pelmazo que con una copa de vermú con sifón en una mano, se contoneaba acercándose, con tela de malaje, llevando una batuta imaginaria en la otra.
-Que tio mas pelmazo Conchi. Con lo bien que me habían hablado de este sitio y nada más llegar se fija en mi el tonto de turno-
-Hija Loli, de to te quejas. Si aquí dicen que para una gente de alto nivel. To los señoritos y lalcurnia de Sevilla se dejan caer todas las tardes por aquí en el mes de julio, claro, antes de irse a San Sebastián, porque toda esta gente veranea en San Sebastián. En la Concha.-
-Tú si que estás hecha una concha Conchi. Anda vámonos a la barra a pedir un refresquito-
El pelmazo no paraba de revolotear. Era un bailón. A ellas les empezó a hacer gracia. No era el muchacho, tan estirado como el resto de los litris que por allí se veían, parecía más simpático y más natural.
Fue una velada agradable. Maria Dolores y Conchi congeniaron con el joven.
-¿Dónde vivirá este niño? Susurro Loli a su amiga-
-Tiene que ser de la zona de la calle San Vicente, este es un niño con dinero, seguro- contesto Conchi.
Antes de la media noche el joven se ofreció a acompañarlas a casa y hasta Pelay Correa fue emocionado con sus nuevas amigas.
Paco se despidió en la puerta de la casa de vecinos .
-Paco encantadas de haberte conocido, y estamos de acuerdo en vernos mañana de nuevo- Dijeron las jovencitas.
Paco, con el corazón en la boca por la emoción, daba saltos por la acera camino de su casa en un corral del Patrocinio.
"Santa Marta, Santa Marta tiene tren...

Glauca dijo...

Leo que el descanso le ha sentado de maravilla profesor.

Un saludo

NATURAL DE SEVILLA dijo...

...pero a pesar del tanga de leopardo tan provocativo, los pearcing (o como se llamen) y los calzoncillos impresentables del nota...Marta en el fondo, es una mística convencida; sinó el tiempo. Ay profesor mi profesor.

eres_mi_cruz dijo...

qué vacío, qué desazón...
me mentiste hija, me mentiste...

hablames de dos tatuajes, dos...
Santa Justa güevo diestro, Santa Rufina güevo siniestro, sustentos de Giralda altiva, torre orgullosa...

y encuentro Torredeloro morcillona...
rastros de riada estiva...
luto en la güevera...
y en el glande tatuado...
la efigie de Camarón...

tu padre tiene la curpa...

Rascaviejas dijo...

María Dolores podría ser la madre de la dichosa Martita del texto. Sin duda. La versión hardcore del tatuaje nos la podría escribir maese eresmicruz...

Canónigo Alberico dijo...

Podría definir el texto de muchas maneras, pero basta con decir "sencillamente genial", aquello de "infames calzoncillos negros"....He de confesarte una cosa aquella foto que hice una vez, para mi fue bastante especial, porque le hice una foto al nazareno que escribía los articulos, que me daban lectura en verano, una vez acabadas las carreras de Cuaresma, S. Santa, Feria...., me gustó la experiencia de la radio, me apunto, eso si mi madre se enfadó conmigo porque no la avisé y no me oyó.

Un abrazo.

Moe de Triana dijo...

A Martita le cabía el Titani con la orquesta tocando y con en de la batuta encima de un combi...

¡Saludasso amigo!

J. Iván Martín dijo...

Como siempre gran texto amigo rascavierjas... el final no me lo esperaba jajajaja.

Un abrazo.

el aguaó dijo...

El remate final es digno de función de teatro. Magnífico texto, como siempre querido Rascaviejas.

Supongo que este caso no será una excepción... será algo normal.

Un fuerte abrazo admirado profesor.

P.D. ¿El Sr. Falserío no tendrá un teda de tatuajes no?

el aguaó dijo...

Donde dije "teda" quise decir "tienda"... la siesta, que es mu mala...