16.4.09

16 DE ABRIL. RATAS

“Sevilla padece una invasión de ratas. Los solares en la zona urbana son un foco que infecta la mayor parte de la ciudad. Por causa de los derribos los roedores emigran a sectores de nueva construcción. El Ayuntamiento está estudiando el proyecto de una campaña de desratización.
Don Rafael Ariza Jiménez, teniente de alcalde delegado de Sanidad, ha conocido en varias ocasiones nuestra preocupación por el problema que las ratas tiene planteado en Sevilla. Según los cálculos de los técnicos, en las ciudades españolas hay tres ratas por cada habitante. Esto quiere decir que en Sevilla puede haber más de dos millones de estos bichos repugnantes.
En nuestra conversación con el doctor Ariza Jiménez, le informamos de los resultados de nuestras pesquisas periodísticas, a las que unimos las numerosas quejas recibidas en nuestra redacción. Según nuestros informes, Sevilla sufre una invasión de ratas. Siempre han existido las ratas pero no se recuerda que su número fuera tan elevado, que se encontraran en lugares tan insospechados y que su osadía alcanzara límites que exigen una rápida y enérgica campaña para combatirlas.
Los roedores han tenido y tienen su reino en lugares bien conocidos: cloacas de basuras acequias, jardines, almacenes de productos comestibles, etc. Pero también en los edificios localizan sus hogares, especialmente en aquellos que suman muchos años de vida y cuyas estructuras sanitarias son defectuosas. De esta forma, la existencia en la zona urbana de un elevado número de solares y los también numerosos derribos de casas viejas que se están efectuando han originado un cambio en los métodos de vida de las ratas, obligándolas a emigrar a otras zonas, infectándolas y ocasionando grandes perjuicios.
Aparte de los solares, donde se ha observado más espectacularmente la existencia de las temibles ratas ha sido en las barriadas nuevas y en las zonas donde se realizan derribos. Entre las barriadas nuevas las denuncias se localizan muy intensamente en Los Remedios, Pío XII, Juan XXIII y Polígono de San Pablo, y en las zonas de derribo de San Vicente, Plaza del Duque, San Julián y Ciudad Jardín”
Plaga de ratas en Sevilla. Corría el año 1967. Duraron mucho más. Todavía recuerdas las bolitas de veneno que tu padre metía en el motor del coche y, sobre todo, un infalible sistema de limpieza: fabricación de cócteles molotov con botellines de cerveza y petróleo, posterior lanzamiento sobre los solares, incendio y posterior llamada a los bomberos...
Poco a poco el número de ratas fue descendiendo. O se mudaron a sitios donde no son noticia de periódicos.
Otras ratas acaparan las portadas...

3 comentarios:

dama dijo...

Ultimamente ratas hay por lugares elegantes, y no tan elegantes, y van vestidas a la última, y otras que parecen que acaban de salir de las cloacas.
¡que asco!

el aguaó dijo...

Ratas... muy curioso. Recuerdo esas bolitas, y los polvos entre amarillo y verde fluorescente. Aunque mi padre 'adornaba' el motor de su coche con corcho blanco, que decía así no entraban.

Ahora no se ven muchas ratas (estoy hablando de roedores animales propiamente dichos) se ven palomas. Llevo tres días esquivando palomas allí donde voy, y son sitios y lugares muy diferentes.

Mi barrio está lleno, el centro repleto, incluso los parques. ¿No eran estas las ratas del aire?.

Un abrazo amigo Rascaviejas.

La gata Roma dijo...

No me gustan nada, ni está en mi interés perseguirlas como sería mi condición…
Las que dice Dama me dan mas asco aún, y las del Aguaó… sólo digo que ando desde hace mucho pensando en comprarme una rapáz que engorde estrepitosamente cazando palomas… Cuando yo era pequeña al menos se quitaban; ahora las palomas tienen chulería, están en la acera y no se quitan a tu paso.. increíble…
Kisses