4.4.09

5 DE ABRIL. SÓLO POR UNA VEZ.

Sólo por una vez te vas a olvidar del tiempo, de la razón y de la medida. Los tiempos te harán perder la razón e irán creando la medida. Sólo por una vez te olvidarás de los sentimientos porque te vas a dedicar, simplemente, a sentir. Sólo por una vez de olvidarás de lugar porque los lugares te harán parte de su propia tramoya de rincones y espacios. Sabes que vas a olvidarte de tu pensamiento, porque los recuerdos no existen o quizás no existieron nunca, o porque el presente impone la hermosa dictadura del placer eterno. No funcionará tu vista pero te convertirás en un compendio de miradas. No funcionará tu tacto porque tu cuerpo entero será un poro abierto a la profundidad de las sensaciones. No oirás: ni la música, ni el rachear del esparto, ni el roce de las bambalinas, ni el crujido de las maderas, ni el crepitar de las cera, ni las almas sostenidas en los alientos de los que te acompañen. Simplemente formarás parte de una sinfonía perfecta en las que participarán miles de figurantes y hasta el último latido de tu corazón. Ritmo perfecto para un fin perfecto... No olerás ni percibirás, simplemente te embriagarás de una borrachera de sentidos. Amor sacro y amor profano, miradas en las oscuridad y miradas que te devuelven a la Luz, dioses de la calle y dios en la calle, Dios hecho un misterio y el misterio de Dios. Sólo por una vez te vas a olvidar del ayer y del mañana, que no existen y que, probablemente no habían existido nunca. Sólo por una vez te olvidarás de la intrascendente realidad y te refugiarás en la trascendencia de tu infancia. Bendita regresión. Sólo por una vez te vas a olvidar de ti. Hasta vas a olvidarte de Dios y de tu fe. No podrás creer en algo que ves... Mística de tu ciudad, Cópula de grandezas y de miserias del alma humana... Sólo por una vez te vas a perder para encontrarte con tu ciudad. Sólo por una vez vas a llorar por fuera y por dentro, ante el Dios de tu interior y ante el viejo Dios de madera que carga con una cruz. Sólo por una vez vas a sentir que tu vida se acaba y no te va a importar. Sentir, vivir, morir y renacer. Sólo por una vez todo estará cumplido. Tu tiempo también. Te espera en los viejos y ocultos rincones de la emoción. Sólo por una vez serás el protagonista de tu tiempo... De tu vida... Sólo por una vez tu vida dura una semana.

6 comentarios:

Rascaviejas dijo...

El blog cierra sus puertas una semana. Toda una vida... Que la disfruten.

Juanma dijo...

Emocionado debo decirte, tras leerte, Feliz Semana Santa.

Abrazos.

NATURAL DE SEVILLA dijo...

Maestro, no sé con qué quedarme de la pura filosofía de este texto, me quedo con todo y sobre todo con las ganas de toda esa vida. ¡ay profesor, mi profesor...los pies en el paraiso!

Lorenzo Blanco dijo...

¡A la Gloria, Rascaviejas, a la Gloria!

Híspalis dijo...

Feliz Semana Santa querido y apreciado amigo.

Un fuerte abrazo.

Zapateiro dijo...

Aún sigo con la borrachera y no me salen las palabras. No sé qué decir. Mejor soñar, seguir soñando.