23.4.09

'25 DE ABRIL. LA PATA DE POLLO

(Impagable foto de Antonio Sánchez)
“Sevilla por tener/ tiene la gloria en sus manos/ a Jesús del Gran Poder/ que también es sevillano”. Así terminaban unas conocidas sevillanas del inolvidable Pareja Obregón. Son ejemplo de algo muy claro: la Semana Santa de Sevilla continúa en la Feria.
Lo demuestra el título de muchas casetas: Los Hermanaos, Las doce horas del Lunes Santo, De la Campana a la Feria. Todo ello por no hablar de las numerosas casetas tituladas con el nombre de la misma hermandad, conocidas por todos.
Pero son pocos los que saben que la Feria cuenta con su propia procesión. Con su rito y con su regla, con su liturgia y con su guasa. Y con sus cofrades. Cofrades de la Semana Mayor y también de la semana de Feria. Cofrades que prolongaban sus ansias de procesión, antiguos militantes de reuniones que daban un cucharón de palo al que peor viera la Semana Santa, antiguos pregoneros apócrifos, gente con tela p’a cortá.
Tenían su rito. Un grupo tomaba el Real el jueves por la tarde y comenzaba su ritmo de manzanillas, tortillas, rebujitos, jamoncitos y penúltimas copas. Así hasta la hora del caldito. O sea, hasta el amanecer del viernes. En ese momento donde el cuerpo ya aguanta poco dirigían sus pasos al centro de la ciudad. A un lugar cofrade, por supuesto. Cambiaban el caldito por una digestiva copa de aguardiente en el bar La Centuria, en la plaza de la Encarnación. Y en esa madrugada apócrifa, sintiéndose armaos fuera de lugar, iban al mercado, bien al eternamente provisional o bien al de la calle Feria. Con toda la liturgia y la solemnidad barroca posible, como mandaban las reglas, compraban la mejor pata de pollo. Sí, una pata de pollo.
Por la tarde continuaba la tradición. En pleno Real, en una escogida caseta, los priostes de este grupo montaban un particular altar de cultos. Sencillo, como de asociación de fieles. Simples velas, flores (de papel, por supuesto) y una ferial peana donde se colocaba a la pata de pollo en solemne... besapata. Así hasta la noche. Entonces llegaba la procesión. No crean que un servidor ha bebido. En un momento indeterminado, como el salto de la reja, se organizaba la comitiva. La pata de pollo era entronizada en sus andas y una comitiva de hermanos la acompañaba en procesión por el Real. Sonaban campanilleros acompañados del sonido de numerosas llaves y de los cantos de numerosos feligreses. Hacían estación a la Metropolitana Portada de la Feria y probablemente a la caseta del Ayuntamiento. Toda una procesión en plena Feria.
Pero todo termina en la vida. Hace unos años que tal congregación proclamó su Extinción, cual hermandad añeja. Alguna desavenecia y las injerencias de los ajenos a la hermandad así lo recomendaron.
Un ruego: si un día se encuentra a antiguos miembros de esta muy irreverente, muy moderna, muy guasona, y alcohólica cofradía haga el favor de pedirles una estampita de la pata de pollo. Es que he perdido la que tenía...

14 comentarios:

Juanma dijo...

¡¡Alucinante!! No tenía idea. La foto es, desde luego, todo un documento.

Un abrazo, querido Manuel Jesús.

Anónimo dijo...

Qué recuerdos, aún guardo en mi poder una de los últimos "boletines" de la alcohólica hermandad. Esto sólo puede ser comparable a la peña "er 77" y toda su jarca.
Saludos compañero de alegrías y fatigas isidorianas.

Ranzzionger dijo...

LA foto, desde luego, es un documento impagable, que después estas historias quedan como leyenda urbana. Yo tampoco encuentro mi estampita.

Anónimo dijo...

la cara oculta de la Mortaja....

Qué tiempos...

siempre de frente dijo...

imprsionante documento,que arte ,gracias por el articulo

La gata Roma dijo...

He recordado una ceremonia, algo mas irreverente, en la que me invitaron a participar, pero que acabé rechazando por motivos varios. Estaba constituido ese grupo por… a ver como le explico… ¿sabe usted estos grupos de niños tiernos, que diría un rancio, visitadores compulsivos de besamanos? ¿vestidores aficionados de hermandades pequeñas? ¿criticones automáticos? Pues esos, un grupo de esos. Tales menestorosos de las tradiciones de nuestra muy maricona ciudad, compraban acabando la Semana Santa una Virgen; una baratita, de mala calidad, nada muy allá. Durante la semana antes de Feria y la propia Feria, la vestían de mil formas, le organizaban actos y cultos, diversas manifestaciones a la usanza de la parafernalia típica. Llegando el sábado de Feria, se dirigían en sacrosanta procesión, llevando a su titular hasta el Puente de Triana; allí, tras un acto, se arrojaba a la virgen al río como culminación, en algo denominado como La bendición del agua…
Dudo si siguen haciéndolo. A servidora se le propuso en la alegría propia que una salida extraordinaria (cuando eran mas extraordinarias que ahora) que fuera madrina de tan grandioso acto, vestida de flamenca para la ocasión, pero que quiere que le diga.. me parecía demasiado.

Y es que esta ciudad es así…

Sibelius dijo...

Inefable el suyo Maese y lo de la gata ¿es? ¿es?... es que me quedo sin palabras ¿dadaismo a lo sevillano? ¿barroco demente?

Sibelius dijo...

Inefable el suyo Maese y lo de la gata ¿es? ¿es?... es que me quedo sin palabras ¿dadaismo a lo sevillano? ¿barroco demente?

Lorenzo Blanco dijo...

¿Que sería de la Semana Santa sin la Feria?

Que disfrute profesor. Saludos

La gata Roma dijo...

Sibelius, ni que decir tiene que todos eran estudiantes de Historia del Arte o Historia a secas... Lo de Barroco demente se ajusta bastante bien al concepto, si señor.

Ranzzionger dijo...

Gata, más que barroco eso es de barraca; barraca de feria, claro.

La gata Roma dijo...

Si Rancionger, pero no olvide lo de demente...
Ya saben, si pasan el sábado por el citado puennte lo mismo...

el aguaó dijo...

Usted mismo lo ha dicho: IMPAGABLE. Impagable fotografía e impagable documento.

Y estábamos hablando de frikis... ¿no?

Un abrazo amigo Rascaviejas.

P.D. Por si sobrevuelan las dudas, servidor no era uno de los protagonistas de la historia que narra la Gata...

Anónimo dijo...

como este acto lleno de mamarracherio lo hacia gente de la mortaja estaba bien vista la gracia y despues critican almatosa cuando almatosa le da 3 mil vuelta

almatosa existe